Holaaaa!!

No sé si a vosotras os pasa, pero yo siento una atracción enorme hacia la luna. Mucha gente me dice que es porque soy Cáncer y tenemos fama de ser lunáticos… Cierto, soy lunática… Tanto que a veces noto hasta los cambios de la marea. Sea cual sea el motivo, lo cierto es que me encanta mirarla. Las noches de verano son ideales para disfrutarla, aunque hasta el próximo día 20 no la veremos llena.

Además hay tantos cuentos, mitos y leyendas sobre la luna que es imposible no verla con un áurea de cierto misticismo  ¿Verdad?

Es más, cuando alguien te quiere decir que te quiere tanto que haría cualquier cosa por ti, ¿no se dice?: «Si me lo pidieras te bajaría la luna» … Y la frase en inglés: «I love you to the moom and back»…

Nuestro único satélite levanta pasiones…

Pues yo me he propuesto regalarle la luna a alguien, a una persona que casi no conozco, pero que solo con un par de cartas ha conseguido que me emocione al leerla. Hay gente que es generosa con lo mas importante con lo que alguien te puede obsequiar… Su amistad. Aunque sea por correspondencia, sin saber como suena tu voz… Pero que te saque una sonrisa y te haga sentir especial. Una persona así se merece la luna, ¿A que si?

 

 

Me he puesto manos a la obra a buscar y preparar lunas para mi amiga por correspondencia.

 

 

Le he hecho una tarjeta postal con una luna en acuarela. Estas tarjetas son especiales para dibujar con acuarela, así que me puse a dibujar la luna y a darle color. Es la primera que hago, no está perfecta (está bastante lejos de serlo) pero me gusta el resultado, le pondré una frase bonita y estará lista.

 

 

Pero quería enviarle una luna que se pudiera tocar y con arcilla de secado al aire hice una luna en relieve, con una parte plana para poder pegarla. Para darle un aspecto de «personaje» le hice la forma de la nariz. Después un poquito de pintura acrílica y la lunita estaba hecha.

 

 

Se que es una creación mía, pero me encanta como ha quedado…. Con sus imperfecciones, el gesto un poquito torcido, el «impacto» a modo de lunar en la barbilla y esa cara tan dulce…

 

Para que «viaje» bien cómoda… Le he hecho con un trocito de madera un pedacito de cielo, así se sentirá como en casa 😉

Espero que os hayan gustado mis ideas lunáticas, que os dejéis hechizar por la luna y cuando la miréis recordad que al fin y al cabo, todos vemos la misma luna, estemos donde estemos.

 

Feliz semana!!!

 

Besos

¡Hola! ¡Qué bien tenerte por aquí! Te aviso que uso cookies propias y de terceros para mejorar tu navegación. Entiendo que si sigues es porque estás de acuerdo. Más info

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar