Con la renovación de la habitación de mi hija, me he lanzado a la busca y captura de elementos decorativos en tonos menta y turquesa. Pero hay veces que no encuentras lo que quieres y otras que un exceso de imágenes bucólicas han desatado el amor incondicional de tu hija por algo que no sabes donde encontrar y si lo encuentras, no estás dispuesta a pagar lo que te piden por el caprichito en cuestión ¿Que haces entonces? Obvio, hacerlo tú… Te sale la vena DIY y ante la pregunta de tu hija ¿Me lo podrás hacer? Respondes… Claro, ni lo dudes… Aunque luego vienen los problemas…

Pero en el caso de hoy, no os voy a contar los problemas que he tenido, no. Lo que os voy a contar es lo fácil que nos lo han puesto los fabricantes de pinturas, con el nuevo formato de pintura en spray. No me digáis que no ha cambiado el asunto al poder pintar con un cómodo spray y no con brocha según que elementos. Tampoco el acabado es el mismo, con este nuevo formato todo queda mas homogéneo, sin pegotes y además no hay rincón que se nos resista, en definitiva un acabado casi profesional.

Y no estoy haciendo publicidad de ninguna marca en concreto, porque como veréis he utilizado diferentes marcas, es más, creo que esto es cuestión de gustos, que a cada una le gustará una u otra, o como en mi caso, según el color que he necesitado, he escogido la marca.

 

cambia-el-color3

 

 

Esta fue la primera candidata a pasar por el taller de pintura. No me digáis que una máquina tan bonita podía quedarse con ese color tan insulso. Para esta preciosa Lettera, escogí el color verde menta de Chalk Paint Pinty Plus. Primero porque el color me parece precioso y segundo porque creo que así se acentuaba el aire retro que tiene esta máquina de escribir. Desmontarla es muy fácil, solo tiene 6 tornillos, pintarla mas aún… 2 pasadas de pintura dejando secar entre ambas y una capa de barniz protector mate, para que no se estropee cuando la utilizamos.

 

cambia-el-color4

 

El resultado no me puede gustar más, creo que ha quedado preciosa, con este color gana mucho y no me digáis que no queda mucho mas fotogénica.

 

cambia-el-color2

 

La siguiente «víctima» fue una planta de plástico de Ikea. Mi hija quería una planta turquesa que le diera color a una estantería y nada mejor que el color verde turquesa de la marca Montana. Un tono vibrante e impactante para darle color a una planta. Para pintar la plantita en cuestión, hay que tener paciencia, ir pintando por partes, dejar que se seque y seguir pintando, ya que si intentas hacerlo de una sola vez, el roce de las hojas entre si, hará que queden manchas.

 

cambia-el-color1

 

Al final, así de bonita y llamativa ha quedado la planta turquesa en su estantería.

Espero que te hayan gustado las ideas ¿Te animas a cambiar el mundo de color? Te espero en los comentarios…

¡La semana que viene más y mejor!

 

¡Hola! ¡Qué bien tenerte por aquí! Te aviso que uso cookies propias y de terceros para mejorar tu navegación. Entiendo que si sigues es porque estás de acuerdo. Más info

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar